Mixtape.

Style by Nomads

Lifestyle, fashion, music, travel and more as we explore the world like modern day nomads/ Lifestyle, moda, music, viajes y mas mientras exploramos el mundo.

Instagram

Style by Nomads/Music /Y nos vamos al concierto con: Bearoid

Blog

y nos vamos al concierto con-bearoid-indie music-Spain-España-music-indie pop-musica independiente-style-lifestyle-style by nomads-stylebynomads

Y nos vamos al concierto con: Bearoid

Antes del Concierto

Os voy a contar de una manera ilustrada (gracias a @preilabras) lo que ocurre horas antes de un concierto. Son momentos a veces tediosos y a veces intensos, pero mi cabeza suele ir tan loca que casi no soy consciente de las cosas que ocurren. Por suerte, nos llevamos a Carlos Preil a un concierto que hicimos en el festival Europavox en Francia para ayudarme a recordar, y no sabéis lo que este reportaje fotográfico me ha enseñado sobre mí mismo y sobre lo que adoro tener una banda.

La Salida

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Cuando haces un concierto lejos de casa casi siempre tienes que despertarte demasiado pronto. No has dormido casi y estás bastante de mala leche. Eres todo un amasijo de dudas, no sabes si te has dejado la mitad de los cables, si llegaréis a tiempo, si os vais a gastar todo en gasolina… Pero el sol, los cafés chungos de gasolinera y una playlist pachanguera renuevan la fe.

La Pitiparada

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

O la pipiparada para los que no fumamos (piti=cigarro). 12 horas encerrados en un cubo de metal da para hablar de muchas cosas, y a medio camino entre la salida y la llegada se produce un oasis donde no hablamos de cosas importantes. Hablamos de si el trap mola o es basura, de cuánto cobrará Calvin Harris, de si en Francia los carteles de las autopistas son de la posguerra…

Nos conocemos de sobra y en muchos sentidos no nos parecemos, yo soy el “technokid”, Txiri es un trapper pureta y si por Ricky fuera, formaría parte del harén de Julian Casablancas. Pero es poner el Tú No Existes de Astrud o el Salad Days de Mac de Marco y parecemos un autobús de monjas que se desgañita cantando canciones de misa.

Triangulitos

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

La comida de autopista es cara, insípida y deprimente, pero tenemos un amigo al que le encantan los triangulitos de sandwich de gasolinera. En nuestros menús de viaje hay cervezas y triangulitos, aunque hay veces que nos ponemos exquisitos, como a la vuelta del Europavox que paramos en Narbonne (Francia) para comernos un kebab sentados.

Lo que sí es verdad es que hemos llegado a parar en sitios en los que, por ser una ruta poco frecuentada o por ser las 4 de la mañana de un miércoles, se genera un ambiente entre sórdido, postapocalíptico y calmado, lo cual me da una sensación de paz espiritual al experimentar algo único e irrepetible, solo para mí.

Chifa (Gasolina)

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Cuando empecé Bearoid básicamente estaba cansado de los grupos. Del caos, la dejadez y el dejarse arrastrar, la falta de compromiso… Empecé Bearoid yo solo porque tenía mi visión conectada a mi pasión, pero con el tiempo me he dado cuenta de que necesito gente: managers, bookers, músicos, fotógrafos y directores de video, agentes de pr… Al final resulta que “tocar la guitarrita” como dice mi padre es más complicado de lo que parece.

Pero sigue siendo mi proyecto y lo noto porque sigo siendo yo el que mete casi toda la gasolina, el que insufla energía cada día, y cuanta más gente más gasta el coche, eso es así.

Hay una metáfora que he utilizado varias veces para explicar lo que me pasa, la metáfora de la velita: yo tengo una velita que hace una bonita llama pero es pequeña. Lo malo es que mucha gente quiere tocar la llama, quedarse un poco, y mi batalla diaria es conseguir que la velita no se apague. Tengo unos gastos enormes y consumo mucho tiempo de mi vida para los ingresos que se generan y tengo que mantener esa inversión en tiempo y dinero si quiero mantenerme o avanzar.

La Llegada

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Llegando aparece mi segundo pico de estrés y nervios. Aparte tenemos que encontrar por dónde hay que meterse para descargar los instrumentos, conseguir acreditaciones, firmar papeleo, escuchar malas noticias… Suelo ponerme blanco e ir por el festi de arriba para abajo con los trastos más tieso que un palo.

La mayoría de festivales quieren que estés ahí 5 horas antes de tu prueba de sonido y que te vayas aclimatando lentamente en el camerino, aunque hay otros que te invitan a que presentes tu proyecto a la prensa y luego te dan vinos y embutidos autóctonos mientras conoces a gente guapa, y oye eso relaja bastante.

Ver grupos pequeños

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Como solemos tener bastante tiempo antes de este concierto, a veces nos paseamos por el recinto para descubrir pequeñas joyas, como este power trío croata rollo Mars Volta, Them Moose Rush. Se habían tirado 16 horas en coche para venir al Europavox y en el momento en el que las bandas nos presentamos a la prensa me tiraron beef, decían que no hacían música para que la gente bailara (justo después de que yo dijera que era mi único objetivo).

Éramos muy poquitos viéndoles pero tocaban que flipas. Ver a tres matemáticos croatas mega frikis arriba de un escenario no se ve todos los días. Compartimos camerino y les dejamos sin birras (=cervezas). Eso por tirarme beef. Y porque había pocas birras.

Ver grupos grandes

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Con los grupos grandes no nos sabe mal rajar muy fuerte, pero excepto contadas excepciones van muy preparados y suelen dejarnos hinchados de celos y de inspiración. Nuestra cabeza empieza a volar un poquito y nos imaginamos que un día tantísima gente nos verá, cantarán y cerrarán los ojos en masa, bailando en las moviditas y llorando las baladitas. Eso sí, lo de rajar sin filtros y sin motivos es de lo que más une ahora y siempre.

Aquí estábamos viendo a Michael Kiwanuka, una voz profunda y desgarrada con una banda increíble. Casi igual que nosotros.

La Espera

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Soy una persona que va siempre corriendo a los sitios, no por ser tardón sino por minimizar el tiempo entre eventos.

Cada vez llevo mejor las esperas, cuando iba solo me pasaba horas aburrido mirando el móvil y bebiendo agua. No tenía sentido alcoholizarme para calmar los nervios sin compañía.

Estar ocupado te mantiene fuera de tu cabeza, pero observar como la hora se acerca lentamente mientras calculas los segundos hace que los nervios bailen el cucutrás con tu cerebro.

Mis Ejercicios

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Soy conocido por estar especialmente asocial y de mal humor antes del concierto. Me paso una hora haciendo ejercicios de relajación y de calentamiento de voz y cuerpo porque en casi todas las canciones estoy al 95% de mis posibilidades.

Mi voz es de cristal y me quedo afónico enseguida, si he dormido poco se me nota mucho. Si no estoy preparado para el concierto la voz no brilla como debería y tengo miedo a decepcionar.

Por eso si me veis antes de un concierto es mejor que me abracéis y me digáis que todo va a salir bien que preguntarme mi opinión sobre si la educación está convirtiendo a los niños en esclavos de un sistema consumista y anticuado.

El Concierto

A post shared by Bearoid (@bearoid) on

Que un concierto salga bien depende solo en un 50% de nosotros. Hemos llegado a estar con las pilas cargadas hasta arriba y sin embargo no hemos sentido la conexión porque el público no estaba por la labor, problemas técnicos… El tema es que hay veces en que todo, o más bien dicho, todo lo que realmente importa, encaja a la perfección.

El día de nuestro concierto en el Europavox había sido un día frío, con un ratito de lluvia de vez en cuando (me dijeron que en esa época no era muy normal este frío). 20 minutos antes de que empezáramos parecía que no iba a llover más, y justo nos subimos empezó a llover sin parar. Mal, ¿no?

Nada de eso, una conexión increíble, brutal, una cantidad de energía yendo de un lado para otro, todo el mundo bailando, saltando, chopados hasta las rodillas y compartiendo un momento muy especial con nosotros. Nosotros tocamos bien, la gente se lo pasó bien, no se puede pedir más a esta profesión.

mm

Written By: Bearoid

Comment: 1

Leave a Reply